ESPECIAL: ADVIENTO - 4° SEMANA


Señor de la cercanía



Acercarte, 
salvando el abismo
entre el infinito y lo limitado.
Salir de la eternidad 
para adentrarte en el tiempo.
Hacerte uno de los nuestros
para hacernos uno contigo.
Y así, de carne y hueso,
empezar a mostrarnos 
en qué consiste la humanidad.
Eres el Dios de la cercanía,
de los incluidos,
de los encontrados, 
pues para ti nadie se pierde.
De los reconciliados,
de los equivocados,
de los avergonzados,
de los heridos,
de los sanados.
Eres el Señor de los desahuciados,
de los agobiados, 
de los visitados,
de los intimidados,
de los amenazados,
de los desconsolados,
de los recordados,
pues para ti nadie se olvida.
Tan cerca ya, tan con nosotros, Dios.

José María R Olaizola S.J.




















No hay comentarios: