Oraciones por los sacerdotes y la Iglesia



ORACIÓN


Padre Omnipotente y Misericordioso:

Hoy, que a tu Iglesia le toca ser juzgada por el mundo,
te pedimos perdones el pecado y las debilidades
de tus servidores humanos: sacerdotes y laicos.
cuida que no olvidemos nunca que en tus representantes humanos
aún obras y seguirás obrando por medio de ellos.

Haz que tu Iglesia, inspirada en el ejemplo de tu hijo Jesús,
redimida de sus errores, fortalecida y renovada,
brille como faro de tu Luz, sea levadura de transformación,
testifique, lleve esperanza, sanidad y vida
especialmente a quienes viven bajo la opresión y el sufrimiento,…
de este modo, ella llegará a ser lo que Tú quisiste cuando la fundaste.

Aumenta y fortalece la fe de todos nosotros, los creyentes en Ti,
para que, con tu gracia, podamos resistir con sabiduría y firmeza
todo lo que afecte nuestra fidelidad.

Que en este juzgamiento, previsible, necesario y purificador,
no venza el mal, ni el odio ni la ambición.

Y que María, Madre y Auxiliadora de los cristianos
proteja siempre a tu Iglesia, a tus sacerdotes y a tus fieles.



Amén.


...

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA), invitó a presbíteros y fieles a elevar sus plegarias al Señor con una oración creada especialmente para el Año Sacerdotal, convocado por el Papa Benedicto XVI. A continuación la transcribimos:



ORACIÓN

Jesús, Buen Pastor,

que has querido guiar a tu pueblo

mediante el ministerio de los sacerdotes:

¡gracias por este regalo para tu Iglesia y para el mundo!

Te pedimos por quienes has llamado a ser tus ministros:

cuídalos y concédeles el ser fieles.

Que sepan estar en medio y delante de tu pueblo,

siguiendo tus huellas e irradiando tus mismos sentimientos.

Te rogamos por quienes se están preparando

para servir como pastores

que sean disponibles y generosos

para dejarse moldear según tu corazón.

Te pedimos por los jóvenes a quienes también hoy llamas:

que sepan escucharte y tengan el coraje de responderte,

que no sean indiferentes a tu mirada tierna y comprometedora,

que te descubran como el verdadero Tesoro

y estén dispuestos a dar la vida "hasta el extremo".

Te lo pedimos junto con María, nuestra Madre de Luján,

y San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars,

en este Año Sacerdotal. Amén.


...

5 comentarios:

dnanreh2003 dijo...

Que Dios los bendiga a todos y los invitamos a visitar nuestra página web del APOSTOLADO DE LA ORACIÓN POR LOS SACERDOTES www.apols.org

Ojala quisieran ayudarnos a promover èsta página. Ya terminó el Año Sacerdotal pero ellos todos los días necesitan nuestro apoyo.

Anónimo dijo...

Tener una sóla alma de buena voluntad que reze por uno o por muchas personas es un regalo de Dios, gracias a Dios que viendo al mundo al que estamos expuestos nos cuida y corrije siempre, nos concede esa buena persona o personas,o nos dice que haces para hacerme sonreir no he sido yo tu sonrisa?... pidamos a Dios "cuide toda alma consagrada, y que donde estén inspiradas por Cristo misericordia difundan la misericordia en todo seminario y convento, desprendiendo todo aquello que no hace crecer la bondad y más bien la quiere apagar, la misericordia ante todo, la unión en fraternidad, el respeto al silencio mutuo para lograr la santidad,conservar la naturalidad y animalitos creados por Dios la alegría de volver a lo más sencillo una buena sonrisa, pisando la amargura de lo cotidiano que mucho es propioy sólo humano, que puede renovarse empezando como el 1er día, donde al ser como un inicio, todo empieze de nuevo, abriendo salidas que crezcan aquel carisma o carismas que Dios infunde en cada persona, sabiendo escucharles para emprender la batalla contra el mal","Dios nos proteja siempre de todo mal"y "se renueven las sonrisas en sus vidas", así sea Señor

Anónimo dijo...

Quiero animarles a quienes puedan leer y más a los sacerdotes para Cristo:"Anímese mi alma de saber que en un inicio fui llamada, no sea el mal quien desbarate mis más grandes y buenos deseos,aquellos que Dios siempre los supo desde mi comienzo,que aunque se pasen tiempos penosos, ensombrecedores, no se apague mi sonrisa puesta en tí, que mi seriedad no seque mi noble corazón unido a tí Señor,que mis fuerzas estén puestas en tí Señor y pueda ver los frutos en la conversión de muchas almas, que si me necesitan yo pueda estar ahí, deje mi alma los apegos que no acrecientan tu bendita voluntad en mí, protéjeme del mal para que cuando me llames Señor me digas estuviste donde desde un inicio yo te guié y por eso me hiciste sonreir, y si llega la soledad esta me enseñe a valorarla para encontrarme contigo esencia de mi pobre alma", amén"+"

Anónimo dijo...

"
Ánimo siempre sacerdotes para Cristo!, Dios sea su fuerza, santo Padre Pío inspire la lucha contra el mal que sólo busca apagar los deseos mas buenos y profundos de sus interiores, María les cuide y nos cuide hasta el final de nuestros días aqui"

Ivette dijo...

Que Dios Todopoderoso conserve santos puros e irreprochables a todos los sacerdotes del mundo entero. Oh Padre del Cielo, que por la intercesion del mismo Jesus Sumo y Eterno Sacerdote, sean perdonadas todas las ofensas cometidas por los sacerdotes. Que Maria Santisima y San Jose les guien, proteja y guarde de todo mal.