ESPECIAL: ADVIENTO - 2° SEMANA


Confesión



Yo confieso, Señor, 
que no siempre estoy a la altura 
de tus sueños y mis horizontes. 

Que necesito convertirme, 
dejando fuera de mí 
aquello que nos aleja.

Que a veces no sé arder
con el fuego de tu Espíritu.

Que no escucho tu profecía
convertida en palabra,
en imagen, en prójimo, 
en silencio.

Confieso que a veces no sé quererte.
Pero te quiero.

Yo confieso, Señor, 
que no siempre sé 
hacer de tu promesa mi Adviento.
Pero no dejes de venir.

(Rezandovoy)
















No hay comentarios: