Historia de la Salvación: 6° Parte - La historia de Moisés



P. Ignacio Garro, S.J.
SEMINARIO ARQUIDIOCESANO DE AREQUIPA


4. MOISÉS


4.1. LA FORMACIÓN DEL PUEBLO DE ISRAEL. ÉXODO. UNIÓN DEL ÉXODO CON ABRAHÁN

Después de haber recogido el Génesis las distintas tradiciones sobre la aventura religiosa de Abrahán pasa, sin detenerse, al depositario de las promesas Isaac, Gen 25, 19-26, a exponer la accidentada vida de Jacob Gen 27 al 36, en quien se muestra la libertad de los planes de Dios al elegir a quienes quiere, prefiriendo el hijo menor al mayor, (caso de Jacob y Esaú) Gen 26, 24. Y termina con la historia de José, del 37 al 50, envidiado y vendido por sus hermanos, y al final salvador del pueblo de Dios, al llegar a ser primer ministro del faraón de Egipto. Así el Génesis presenta a los descendientes y herederos de la promesa hecha a Abrahán y repetida a Isaac y a Jacob, instalados y sedentarios en Egipto.


4.2. EL ÉXODO Y LA HISTORIA
         
Ya sabemos que en la historia de Moisés el relato Yahvista y el Elohista han sido elaborados bajo un influjo sacerdotal.  El ciclo de la narración de la historia de Moisés ha recibido de un redactor del S.V.  a de Cristo la forma que se encuentra actualmente en la biblia hebrea.    
         
Entre Moisés, que vivió en el S. XIII, a de Cristo, y el autor yahvista, que escribe en el S. X, a de Cristo, se abre un abismo de trescientos años, mientras que el redactor final de la historia, S. V, a de Cristo, ha vivido ochocientos años después de Moisés.  A lo largo de este tiempo y de la transmisión oral han podido añadirse detalles y sin embargo todo esto no se puede negar la historicidad del documento.  Este fondo histórico lo podemos resumir así:
         
Algunos descendientes de Jacob (Israel), se vieron obligados a bajar a Egipto en momentos de hambruna en busca de pastos y de alimentos.  Este descenso se explica perfectamente a la luz de los documentos extrabíblicos que atestiguan una penetración de pueblos semitas, nómadas en Egipto, a principios del S. XVIII, (hacia 1700), la emigración revistió caracteres de invasión, ya que dichos pueblos conquistan Egipto, estableciendo en él un imperio que se prolonga casi por dos siglos, (de 1700 a 1500).  A tales pueblos se les conoce con el nombre de: "Hyksos".  Hacia 1570 los hyksos son expulsados por los egipcios. La situación cambia automáticamente para todos aquellos pueblos que se habían acogido a la sombra de los dueños anteriores.
         
La singularidad de los descendientes de Jacob, su emparentamiento con los hyksos, la necesidad y preocupación de los egipcios por evitar un enemigo dentro de las propias fronteras en casos de nuevas invasiones de pueblos asiáticos, la necesidad de una abundante mano de obra para las grandes construcciones de los faraones de la nueva dinastía, podrían ser las causas políticas de una serie de medidas opresoras que convierten a los pastores descendientes de Jacob, en esclavos del faraón.
         
Los descendientes de Jacob añorarían sin duda el período aún no lejano en que sus antepasados conducían sus rebaños a pastos abundantes en plena libertad. Surgiría en ellos el deseo de una liberación; de volver a disfrutar nuevamente de aquella libertad.  Éxodo 1. 8‑14: "Pusieron capataces para oprimir más a los israelitas, para oprimirlos con duros trabajos ... ". "Y redujeron a cruel servidumbre a los hijos de Israel les amargaron la vida con rudos trabajos de arcilla y ladrillos ...". Portavoz de ese anhelo de liberación es Moisés.  Hijo de Israel.


4.3. VIDA DE MOISÉS
         
Según los datos que nos suministra la Biblia, la vida de Moisés se desarrolla de la siguiente manera:
  • Ex 2, 1‑4.‑ Nacimiento de Moisés, colocado a orillas del río Nilo en una cesta de mimbre y betún.
  • Ex 2, 5‑11.-  Educación en la corte del Faraón.
  • Ex 2, 11‑15.‑ Huida a Madián. Matrimonio con Séfora.
  • Ex 3, 1‑15.‑ La teofanía de la zarza ardiendo. Vocación y Misión de Moisés.
  • Ex 5, 1‑12.‑ Moisés acompañado de Aarón va ante el Faraón.  Las diez plagas sobre Egipto. Institución de la Pascua.
  • Ex 12, 37 y s.s.‑ Éxodo de Egipto.  Peregrinación por el desierto. Teofanía en el Sinaí, la LEY de DIOS: los 10 Mandamientos.
  • Num 10, 11.‑ Partida del monte Sinaí.
  • Num 22, 1 s.s.‑ Llegada al país de Moab.
  • Deut  34, 1‑6.‑ Muerte de Moisés.


4.4. LA ESCLAVITUD ES EL PECADO
         
A lo largo de la transmisión, las tradiciones sobre la permanencia en Egipto se fueron enriqueciendo con la comprensión del sentido de lo ocurrido.  En la amalgama de tradiciones que nos reúnen los primeros capítulos del libro del Éxodo, se encuentra ya una interpretación profunda de la opresión allí sufrida por los antepasados de Israel: "Pasado mucho tiempo, murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel seguían gimiendo bajo dura servidumbre, y clamaron, sus gritos arrancados por la servidumbre subieron hasta Dios.  Dios oyó sus gemidos y se acordó de su alianza con Abrahán , Isaac, y Jacob.  Miró Dios a los hijos de Israel y los atendió", Ex 2, 23‑25.
         
Estos versículos sugieren que durante la estancia de los israelitas en Egipto ha habido una cierta ausencia de Dios.  Probablemente los israelitas, al contacto con los egipcios, se han olvidado del Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, adorando a los dioses de Egipto.  Manifestación sensible de ese alejamiento del Dios de los padres es la caída en la opresión.  La dureza de ésta remueve los sentimientos más profundos del pueblo elegido y al caer en la cuenta de su apartamiento de Dios, claman nuevamente a El.  Los gritos del pueblo son señal de su vuelta a Dios, al Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, esto es una señal de conversión.  Estos gritos suben a la presencia de Dios, que sale al encuentro del pueblo oprimido: "mira y atiende", mirada y atención que son garantía de que la salvación ya está en marcha.


4.5. MOISÉS EL LIBERTADOR
         
La visita salvadora de Dios a su pueblo se va a encarnar en un hombre: Moisés. Circunstancias providenciales le han preparado inmejorablemente para el cumplimiento de esta misión que se le va a encomendar.
         
Moisés es hebreo de nacimiento pero egipcio de educación, educado esmeradamente en la corte del faraón será el hombre ideal para salvar al pueblo de Dios de la ignominiosa esclavitud, Ex 2, 1‑10. Llegado a la edad adulta, Moisés siente la llamada de la sangre Ex 2, 11-12, se solidariza con su propio pueblo oprimido.  Esta solidaridad le obliga a huir al desierto,  Ex 2, 15.
         
En la soledad terrible del desierto y en un clima lleno de recogimiento religioso Moisés se encuentra con Dios que se le revela en la zarza ardiente y que no se consume Ex 3, 1‑6.  Dios le llama por su nombre desde la zarza, le hace sentir su "santidad" y la distancia que les separa, y le da a conocer sus planes sobre la liberación del pueblo y sobre su misma persona: "Ve, pues, yo te envío al faraón, para que saques a mi pueblo, a los hijos de Israel de Egipto",  Ex 3. 1.
         
Toda la estructura de la vocación de Moisés, Ex 3, 7, s.s, está concebida para dar a entender que la obra por él realizada se debe exclusivamente a la iniciativa y al mandato de Dios.  Moisés busca y alega razones humanas para no seguir la llamada de Yahvé y dice: "Quién soy yo para ir al faraón y sacar a los hijos de Israel de Egipto?", Ex 3,11. "No van a creerme, no van a escucharme", Ex 4, 1. "No soy un hombre de palabra fácil", Ex 4, 10.
         
Esta serie de indecisiones de parte de Moisés indican la incapacidad del hombre para llevar a cabo la obra de la salvación que Dios le encomienda. Y todas las respuestas de Dios a esas indecisiones recalcan la realidad que quien salva es Dios. Él tiene la iniciativa y llama a Moisés desde la zarza ardiente y le dice: "he visto la aflicción de mi pueblo, ... y he bajado para liberarle,... ve, pues, yo te envío, ...", Ex 3, 7-10. Dios mismo es la garantía de Moisés, y garantía también de la misión que le encomienda, a la vez, le dará la capacidad para ir al faraón y sacar al pueblo de Israel de la opresión, pues: "yo estaré contigo", Ex 3, 12.
         
El mismo nombre de Dios: YHVH = "Yo soy, el que soy", que se le revela como: "el que da la vida", el que hace el ser, el eternamente vivo y eternamente presente y actuante, será la garantía para el pueblo, Ex 3, 14. Un Dios, que cuando decide actuar, actúa; cuando se decide a dar la vida, la da; cuando se decide a salvar, salva. Con la garantía de que es Dios quien salva, y  que la debilidad humana hará brillar el poder de Dios, Moisés acepta ser instrumento humano de liberación. La misión que se le encomienda no es nada fácil. Tendrá que volver para enfrentarse con el faraón, de quien por temor huyó. Se encontrará, como se temía, con la incredulidad de su propio pueblo, Ex 5, 20-21. Tendrá que soportar, incluso, la ausencia de Dios: "Señor, ¿por qué castigas a este pueblo?". "¿para qué me has enviado?". "Desde que fui al faraón para hablarle en tu nombre, maltrata al pueblo, y tú no haces nada para librarle", Ex 5, 22-23.
         
Esta es la prueba de la fe, en la que no hay más garantía que la seguridad de la presencia de Dios: "Yo estaré contigo". La última palabra de Moisés es la obediencia, la aceptación en la fe de la dolorosa misión del libertador: "Moisés y Aarón hicieron lo que Yahvé les mandó, tal cual se lo mandó, así lo hicieron", Ex 7, 6.


4.6. MOISÉS ANTE EL FARAÓN

Sorprende ver cómo Moisés se convierte en una especie de mago que realiza obras de magia y cosas fantasiosas ante el Faraón. Durante sus intervenciones, aparece con frecuencia el cayado como símbolo del pastor, y cómo con el cayado realiza prodigios extraordinarios. Con motivo de las plagas, del paso del mar Rojo, es el cayado el que opera el prodigio, Ex 7, 8-13. ¿No pudiera con ello simbolizar que Dios se sirvió de un pastor para forjar un pueblo?.
         


En todo caso lo que se intenta demostrar es que Moisés es mucho más poderoso que los magos de la corte del faraón, estos eran capaces de poner una serpiente real en erección vertical rígida, dando la sensación de ser un auténtico cayado, pues bien, Moisés es capaz de convertir un cayado de madera en una serpiente real, cosa que no pueden hacer jamás los magos egipcios. Así queda demostrada y realizada al máximo la fuerza del portavoz divino. Con estas apreciaciones el escritor sagrado pretende garantizar que Yahvé es mucho más fuerte que toda la magia egipcia.
         
El mismo criterio se puede aplicar al tema de la lepra Ex 4, 6-7. La lepra era una enfermedad cuyo origen se asignaba a la divinidad. Sólo los dioses eran capaces de curarla. Moisés comprende simbólicamente que Yahvé en un momento puede erradicar ese mal tan terrible. Ambos eventos simbólicos dicen clara relación a las plagas que en breve tiempo asolarán el país de los faraones, Ex 4, 9.
         
Moisés contará también con la asistencia de su hermano Aarón. El será su intérprete. La fuerza de Yahvé se manifestará a través de Moisés, siendo en cambio su hermano Aarón quien  tome la palabra. Moisés con toda esta serie de garantías toma confianza y está seguro de que no puede fracasar, así se lo garantiza la asistencia de Yahvé. Este con su brazo poderoso doblegará la oposición del faraón opresor. ¿Qué debe hacer Moisés?. Simplemente, advertir al faraón de las decisiones salvadoras de Yahvé con relación a su pueblo. El faraón se negará, no importa, el proceso liberador está ya en marcha, nadie puede contener al Dios liberador ni el propio faraón. Yahvé, para castigar la dureza de corazón del faraón, utiliza las 10 plagas de Egipto y así liberar portentosamente a su pueblo.


4.7. LAS 10 PLAGAS DE EGIPTO
         
Si el faraón Ramsés II (1301-1234) a.d.C, fue el faraón de la opresión, el flagelo de las 10 plagas cayó sobre los egipcios bajo el gobierno de sus sucesor Merneptah (1234-1220), a.d.C. Mientras que por mucho tiempo las plagas de Egipto han sido consideradas como recursos literarios o amplificaciones dramáticas; hoy hay muchos estudiosos bíblicos que las consideran auténticamente históricas.
         
Nosotros podemos decir de las plagas de Egipto que fueron fenómenos naturales de los cuales se sirvió Dios para realizar la protección de su pueblo oprimido y abrirle así el camino de la libertad. En orden a clarificar lo razonable de esta hipótesis, parece oportuno ir analizando cada una de las 10 plagas, proyectando sobre cada una de ellas la acción divina de Dios y viendo en ellas un milagro teniendo como base un intento de interpretación en un fenómeno natural, tal como algunos estudiosos las suelen presentar.

1. El agua del Nilo se convierte en sangre:  Ex 7, 14-25

Este fenómeno ocurre, a veces en el mes de agosto. Al desencadenarse en los montes de Abisinia tormentas descomunales, las aguas arrastran por el río Nilo infinidad de microorganismos llamados "euglena sanguinea" o "hematococus pluvialis", los cuales, dado su color rojizo, infunden en el agua una nueva tonalidad rojiza. Esto acompañado del barro formado por el violento correr de las aguas, hace que el río Nilo ofrezca a la vista un color rojizo muy fuerte, en contraste con las aguas claras y limpias de la época normal.

2. Las  ranas. Ex 7, 26-28
         
El desbordamiento de las aguas barrosas hace que las ranas de las acequias y canales se alejen y vayan a refugiarse en la humedad y frescor de las casas. Sin embargo, estas ranas, afectadas por un virus, el  "bacillus antracis", poco tardan en morir, por lo que muy pronto se convierte en un foco de putrefacción.

3. Los mosquitos. Ex 8, 12-15
         
Los antiguos pensaban que los mosquitos nacían por generación espontánea. Lo cierto es que, tras una descomunal inundación, conforme las aguas iban decreciendo, se iba formando una masa espesa de barro. Ello favorecía la pululación de mosquitos, que se convertían a su vez en un foco de infección, pues transmitían los virus formados por otros animales muertos previamente a causa de la misma inundación.

4. Los tábanos. Ex 8, 16-28
         
Con el descenso de las aguas se multiplica de forma voraz la famosa mosca llamada "stomoxy colcitrans", una especie de mosca subtropical, que suele picar a los animales e incluso a los seres humanos. Aparece con rapidez para desaparecer sin dejar huella. Este animal siempre ha sido transmisor de enfermedades. Esta peste siempre fue muy temida en la antigüedad.

5. Muerte del ganado. Ex 9, 1-7
         
Al salir los animales al campo, contraen el "bacillus antracis" que antes afectara a las plantas, como consecuencia de la putrefacción de las ranas. Murieron todos los ganados de los egipcios, los  israelitas al tener sus ganados en sus casas y no saliendo de sus casas liberaron sus ganados de la peste, acusando fuertemente los egipcios este golpe de la muerte de sus mejores ganados.

6. Las pústulas. Ex 9, 8-12
         
Pústulas, o úlceras epidérmicas, vienes provocadas por la mosca "stromoxys calcitrans". Esta afecta a las personas y a los animales en los establos. Puede tratarse de inflamaciones cutáneas y de enfermedades de la piel. Siempre fueron consideradas por los egipcios como enfermedades muy peligrosas.

7. El granizo. Ex 9, 13-35
         
Esta tempestad de granizo es posible en cualquier época del año. Sin embargo, lo más frecuente es que se dé al comenzar la primavera. Sobre todo tras las inundaciones del río Nilo que provocan cambios bruscos atmosféricos. Estas granizadas arrasan por completo todas las cosechas del campo y cuando el granizo asola toda el terreno, los habitantes del lugar lloran por anticipado la ausencia de la cosecha.

8. Las langostas. Ex 10, 1-20
         
En los años húmedos suelen emigrar de Arabia a Egipto cantidades enormes de langostas silvestres, empujadas favorablemente por el viento del este. A veces, es tal la cantidad de estos insectos que ocupan en el espacio del cielo 30 kilómetros de largo por unos 10 kilómetros de ancho, siendo de 200 a 300 kilómetros cuadrados los que quedan cubiertos por estas langostas cuando se posan en el suelo. Como es de suponer, semejante cantidad de animales voraces asolan con todos los productos de la tierra agrícola, causando verdadero pavor entre los agricultores.

9. La tinieblas. Ex 10, 21-28
         
El desbordamiento de las aguas suele dejar un sedimento espeso de tierra rojiza y polvorienta que se levanta cuando se deja sentir el primer viento procedente del desierto, allá por el mes de marzo. Este viento fuerte, a veces huracanado, levanta masas enormes de polvo dejando la claridad del día en casi oscuridad. Todavía, hoy día, los árabes temen esta especie de tempestades de aire caliente, espeso, procedente del desierto.

10. La muerte de los primogénitos. Ex 12, 29-30
         
Es la más difícil de explicar desde el punto de vista de un fenómeno de la naturaleza. Pudo ser que murieron los niños indefensos entre tanta tragedia y por la peste. Pudo Dios permitir que así fuera.
         
Con relación a esta descripción de las 10 plagas que acabamos de efectuar nos preguntamos acerca de la interpretación que se da a estas plagas. Lo primero que decimos es por qué influyeron tan poderosamente en el ánimo del faraón, hombre fuerte y aguerrido. Probablemente la inaudita intensidad de estos fenómenos naturales y la época insólita en que acaecieron constituyeron signos con que Yahvé manifestó verdaderamente su  poder. Un milagro para ser milagro, no debe, necesariamente, violar las leyes de la naturaleza de modo que los hombres perciban aterrados su presencia y su intervención divina. Cualquiera que sea la explicación de las 10 plagas de Egipto hay que verlas como las vio el pueblo de Israel, como una intervención del brazo fuerte y mano poderosa de Yahvé en favor de su pueblo.


4.8. LA PASCUA: ÉXODO. CAPÍTULOS 11 Y 12
         
La muerte de los primogénitos egipcios va unida a la Pascua y constituye el comienzo de la salvación. Yahvé, por medio de su "ángel", pasa (pascua) por la tierra de Egipto, y realiza en ella un juicio: la muerte de los primogénitos de Egipto. Al mismo tiempo "pasa de largo" por delante de las casas de los israelitas que han marcado con la señal de la sangre del cordero sobre el dintel de la puerta.
         
La visita exterminadora de Yahvé ha sido un juicio de condenación para el pueblo egipcio por la terquedad del faraón, y sin embargo la misma visita del "ángel" es una señal de bendición para el pueblo israelita.
         
El faraón con su poder, su terquedad y su arrogancia han recibido el castigo de Dios por su pecado: no querer dar libertad al pueblo israelita. Este pueblo estaba abocado al exterminio y si no lo fue era debido a la señal de la sangre del  cordero, como signo de benevolencia y protección de Dios para con su pueblo elegido, en virtud de las promesas hechas a sus antepasados, Ex 3, 13-22.
         
Ante esta suprema intervención del poder de Dios, el faraón, vencido, deja salir al pueblo israelita al desierto: "Aquella noche llamó el faraón a Moisés y a Aarón y le dijo: "Id, salid de en medio de nosotros, vosotros y los hijos de Israel, e id a sacrificar a Yahvé como habéis dicho. Idos y dejadme", Ex 12, 31-32.
         
Este acontecimiento ha sido siempre unido a la fiesta israelita de la Pascua, fiesta que es de origen semita, nómada, pastoril, anterior por consiguiente a la salida de Israel de la esclavitud de Egipto. En esta fiesta se inmola un cordero macho, de un año, sin defecto, es un ofrecimiento de las primicias de los animales para asegurar la bendición de Yahvé sobre el año nuevo. Esta fiesta en Israel cambia de signo, pasa a conmemorar no el comienzo de un año nuevo, sino la memoria de la liberación de Israel de la opresión de los egipcios. La sangre del cordero, es la que ha librado al pueblo del exterminio de Dios, y desde entonces el pueblo israelita celebra, año tras año, de generación en generación, la inmolación del cordero pascual en recuerdo de lo que Yahvé hizo en favor de su pueblo, Ex 12, 26-27.

No debe olvidarse que Moisés no había sido el primero en celebrar la Pascua, sino que esta fiesta era muy antigua, unida muy probablemente a Abrahán, Isaac y a Jacob por ser fiesta nómada o pastoril. Se celebraba en primavera durante el mes de Abril. Ex 13, 4, llamado “Nissan”, en el período postexílico y que debe de colocarse entre la mitad de marzo y la mitad de abril.  Consistía en el sacrificio primaveral del cordero esta fiesta se unió a otra fiesta de tipo agrícola era la ofrenda de la primera cosecha de trigo, es decir, el pan ácimo (massot).  Antes de comenzarse la nueva recolección de los frutos se consumían las provisiones de trigo para que a la nueva cosecha no la profanase el contacto de la precedente.

         
Así la Pascua de los pastores, el cordero, y la fiesta de la recolección de los agricultores, el pan ácimo,  se unieron en una sola fiesta la Pascua judía, y constituían las fiestas típicas de una religión natural, ligada a los ciclos estacionales. Moisés relacionó estas dos fiestas con el suceso histórico del éxodo de Egipto y bajo el título de "Pasach", o Paso del Señor, recibieron un significado religioso, que las introdujo en la historia de la salvación. 



...

Agradecemos al P. Ignacio Garro, S.J. por su colaboración.

Para acceder a las otras publicaciones de esta serie acceda AQUÍ.

No hay comentarios: