Los escritos de San Pablo: Cuestiones generales



P. Ignacio Garro, S.J.
SEMINARIO ARQUIDIOCESANO DE AREQUIPA

Continuación


2. CUESTIONES GENERALES
2.1. Número de las cartas paulinas

Si aceptamos como paulina la carta a los Hebreos - cosa poco probable, como veremos - las cartas de San Pablo serían: 14.

Ciertamente no todas las cartas que escribió San Pablo han llegado hasta nosotros y han sido conservadas como “canónicas” por la Iglesia. Así en 1 Cor. 5, 9 cita Pablo una carta suya anterior, dirigida también a los Corintios. En Col. 4,16 menciona una que había escrito a los Laodicenses. De la frase de Filip. 3,1 podemos deducir que Pablo escribió varias cartas a los Filipenses. Esto lo confirma un testimonio de S. Policarpo, (+ 155), quien escribiendo a los fieles de Filipos les recuerda que el Apóstol les escribió cartas: “en las cuales, si miráis, podréis edificaros en la fe que os ha sido dada”. Finalmente en 2 Cor 2, 3-9; 7, 8-13 habla Pablo de una carta escrita “con muchas lágrimas”, que no parece ser la primera a los Corintios, sino una intermedia entre esta y la segunda.

Existen también cartas apócrifas atribuidas a Pablo: a los Laodicenses (cf. 4,16), a los Alejandrinos.
Además una carta de Pablo y Bernabé a los fieles de Chipre y toda una correspondencia (catorce cartas) entre Pablo y el filósofo Séneca.

2.2. Género literario y estructura

Entre los griegos existían dos formas literarias en el campo epistolar: la carta, escrito familiar, y la epístola, mas solemne y mas doctrinal. Las de Pablo son una mezcla de ambos géneros literarios y deben ser consideradas, además, en relación con las cartas religiosas del A. T. y del N.T. La estructura de las cartas paulinas corresponde a la de las cartas de la antigüedad:

  • Introducción: nombre del que escribe, nombre del destinatario - a veces con un epíteto - y saludo
  • Cuerpo de la carta 
  • Saludo final.

San Pablo conserva esos elementos, pero los usa con libertad y los “cristianiza”, 1 Cor 16, 23; Rom 1, 1-7; 16, 25-27; 1 Cor 1, 1-3, etc.

En la redacción de sus cartas Pablo dictaba de ordinario. Por ejemplo, un cristiano llamado Tercio escribió la carta a los Romanos como secretario de Pablo, Rom 16, 23. Sin embargo, el mismo apóstol solía escribir de su puño y letra algunas exhortaciones finales y el saludo conclusivo, Gal 6, 11; 1 Cor 16, 21; Col 4, 18.  Esto era como una señal de autenticidad de sus cartas, cf. 2 Tes. 3, 17.

Los antiguos distinguían entre amanuenses y escribanos. Los amanuenses recibían solo el argumento general y ellos lo desarrollaban. Los escribanos, por el contrario, transcribían palabra por palabra lo que se dictaba. Pablo parece haber usado generalmente escribanos a los que dictaba sus cartas. Con todo, no es improbable que para algunas epístolas, 2 Tes; Efesios, Pastorales, pudo servirse de amanuenses. Eso explicaría las diferencias de vocabulario y estilo de esas cartas. Para una mejor comprensión de las cartas paulinas hay que tener en cuenta que son escritos de ocasión: respuestas a situaciones concretas y no tratados de teología.

2.3. Orden cronológico aproximado de las cartas paulinas





Agradecemos al P. Ignacio Garro, S.J. por su colaboración.


Para acceder a las otras publicaciones de esta serie acceda AQUÍ.

No hay comentarios: