Movimientos Satánicos: Satanismo

Las Sectas
en
Latinoamérica


55º Parte


P. Ignacio Garro, S.J.

Profesor del Seminario Arquidiocesano de Arequipa, ex profesor del Seminario de Trujillo.

1. SATANISMO

En nuestra época puede comprobarse una vivencia renovada del "satanismo": se pone de manifiesto en películas y libros que tienen por tema a Satanás83, en determinadas formas de subcultura urbana (punks), y otros grupos de música rock, heavy, music-acid-house, etc. Los estudios históricos revelan que el renacimiento del satanismo se produce cuando una cultura antigua se desintegra y la nueva no tiene rasgos definidos. El satanismo actual puede considerarse también como característico de nuestra cultura de transición, (modernismo y postmodernismo).

SATANISMO

Diversas formas de culto y adoración a Satanás 84, o más a menudo, la voluntad de perjudicar a Dios a la manera de Satanás. Es un culto muy antiguo y en algunos países bastante frecuente. Este culto satánico reviste manifestaciones muy diferentes. En la mayoría de los casos se opera, intencionalmente, una inversión del orden sagrado y auténtico del culto debido a Dios. No es raro que se presente como una enseñanza esotérica en la que el diablo es mostrado como el elemento positivo del cosmos frente al elemento negativo que sería el verdadero Dios. En todos estos casos, resulta habitual encontrar elementos de satanismo no sólo en grupos que confiesan abiertamente practicar el culto a Satanás, como en la iglesia de Satanás de Anton La Vey 85, sino también en otros tipos de sectas.

Uno de los fundadores del satanismo moderno es Edward Alexander Crowley, conocido con el seudónimo de Aleister. Nacido de familia muy rica en Inglaterra en 1875. Desde la adolescencia su vida fue egocéntrica, licenciosa y exhibicionista con dos grandes obsesiones: el sexo y el diablo. En 1898 se hace miembro de la "Hermetic Order of the Golden Dawn", una Logia masónica de índole satanista. Expulsado de ella en 1907, y convencido de que su misión consistía e conseguir la aniquilación del cristianismo, funda la secta "Silver Star" y en 1920 la secta "Orden Abadía Thelema", comunidad satánica, hasta llegar a ser presidente de "Ordo Templi Orientis" (OTO), que en 1988 contaba en Estados Unidos con 110 grupos satánicos y cada grupo constaba de unos 15 a 20 individuos; el 60% viven en Estados Unidos. En 1920-1922, Aleister saca a la luz dos revistas de títulos significativos: "Gnosis" y "Lucifer", en su tiempo fue calificado como "el hombre más pervertido y perverso del mundo".

SATANÁS

Dentro de la Iglesia Católica, últimamente, algunos se han preguntado: ¿Satanás existe, o es una invención humana? Esta pregunta polémica no es una cuestión sin importancia donde cada cristiano puede pensar lo que libremente quiera. De alguna manera se dio respuesta a esta pregunta, acerca de la existencia del Satanás, en el periódico oficial de la Santa Sede, "L´Osservatore Romano", en julio de 1975, Nº 29, págs., 8 y s.s. Este artículo de un "experto", cuyo nombre no conocemos, es presentado por la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe y lo recomienda encarecidamente como base segura para reafirmar la doctrina del magisterio de la Iglesia acerca de este tema. El autor dice, entre otras cosas:

"... hoy, cuando se pone en duda la realidad demoníaca, es necesario hacer referencia... a la fe constante y universal de la Iglesia, y a su fuente más grande: La enseñanza de Cristo. En efecto, la existencia del mundo demoníaco se revela como un dato dogmático en la doctrina del Evangelio y en el corazón de la fe vivida. El malestar contemporáneo... contra la existencia del demonio, no pone en discusión un elemento secundario del pensamiento cristiano, sino que compromete la fe constante de la Iglesia, su modo de concebir la revelación y, en el punto de partida, la conciencia misma de Jesús. Por eso Su Santidad Paulo VI, hablando recientemente de esta realidad misteriosa y tremenda del Mal, podía afirmar con autoridad: "Se sale del cuadro de la enseñanza bíblica y eclesiástica quien se niega a reconocer... la existencia del diablo". Ni los exegetas ni los teólogos deberían olvidar esta advertencia...".

Jesús mismo, en su vida pública hizo referencia a Satanás varias veces, lo denominó: en Jn 14, 30b: "Príncipe de este mundo", en Jn 8, 44: "El diablo... era homicida desde el principio". En Jn 8, 44, Jesús lo denomina: "homicida desde el principio... porque es mentiroso y padre de la mentira". Todas estas expresiones de Jesús 86 no se pueden dejar en el vacío a no ser que cambiemos de manera fundamental el sentido de su misión salvífica.

Por otro lado sería injusto afirmar que el cristianismo ha hecho, de Satanás, el argumento preferido de su predicación, imponiendo el miedo entre los fieles cristianos, olvidándose del señorío universal de Cristo, y transformando, por defecto, la Buena Nueva del Evangelio, en un mensaje de terror. Está visto, pues, que acerca de la existencia real de Satanás, se puede pecar por carta de más como por carta de menos. Ni es bueno ver a Satanás hasta en la sopa, ni creer que realmente no existe. Satanás existe, fue rebelde a la obediencia de Dios y Dios lo castigó con la pena del infierno. Desde el principio de la existencia del género humano incitó al pecado a nuestros primeros padres, y como efecto del pecado original tiene un cierto dominio sobre la criatura humana. Es el "tentador" por excelencia y nos incita al pecado. Esta es la doctrina de la Iglesia.


EL MUNDO DE LOS GRUPOS SATANICOS

El mundo de los grupos satánicos es muy amplio y muy difuso. En general podemos decir que es la agrupación de individuos que se reúnen para dar culto a Satanás. Últimamente están surgiendo muchos grupos demoníacos con características muy disímiles, tal vez lo que más les une y caracteriza es la adoración o culto a Satanás. Para muchos cristianos estas cosas pueden parecer "supervivencias folklóricas" o "residuos medievales", o "tonterías inaceptables para una persona que haya alcanzado la madurez de su fe". Pero el hecho es que, ahí están las sectas satánicas, o grupos demoníacos y tienen su influencia negativa en la sociedad en la que vivimos y nos movemos.

El cardenal J. Ratzinger 87 tiene razón cuando dice:

"La cultura atea del Occidente moderno vive todavía gracias a la liberación del terror de los demonios que le trajo el cristianismo. Pero si esta luz redentora de Cristo se apagara, a pesar de toda su sabiduría y de toda su tecnología, el mundo volvería a caer en el terror y en la desesperación. Y ya pueden verse signos de este retorno de las fuerzas oscuras, al tiempo que rebrotan en el mundo secularizado los cultos satánicos".

Como prueba de estas afirmaciones ahí están los distintos grupos de sectas satánicas y grupos demoníacos con numerosos miembros en su totalidad, y que actualizan el culto a Satanás, culto que se ha practicado a lo largo de toda la historia con algunos rasgos comunes y otros diferenciados según las costumbres y los tiempos en que se practica 88.

a.- Características comunes: Las sectas satánicas y los grupos demoníacos tienen en común el dar culto a Satanás. Se declaran enemigos de Dios y de su obra: la creación y la Redención de Cristo. Estos grupos demoníacos actuales se relacionan con el demonio para participar de su inspiración y malignidad y son como un movimiento contracultural y contra religioso con mucha presencia en el mundo juvenil, sobre todo en países del primer mundo.

b.- Número de adeptos : Es muy difícil determinar con más o menos exactitud cual puede ser el número exacto de los satanistas, en un cálculo aproximado en todo el mundo, según los expertos en la materia, su número, se puede calcular, aproximadamente, entre 1 millón y 5 millones. El mayor número de adeptos se encuentra en los Estados Unidos. De este número se calcula que en Turín (conocida como la ciudad del mundo satánico) hay unos 40.000 adeptos, en la ciudad de San Francisco, California, unos 20.000, en Chicago unos 10.000. En Francia unos 250.000 integrados en 150 sectas diferentes. El resto en otras partes del mundo.

c.- Causas: Las causas pueden ser varias. Una de ellas es la profunda crisis de los principios y de los valores realmente religiosos y éticos de nuestra sociedad moderna, crisis agravada por el materialismo, permisivismo, relativismo, por la sociedad de consumo, por el laicismo e indiferentismo religioso. Todo esto facilita el hastío, el aburrimiento, el tedio por la vida, en los individuos más jóvenes e inexpertos de la sociedad, y como recurso psicológico y humano para salir de este mar de incongruencias, surge el atractivo por lo oculto, lo misterioso, lo prohibido, originando un desequilibrio psíquico y malévolo en aquellos individuos que viven en este horizonte de vida. Todo esto es como un "humus natural" para que prenda la mecha del satanismo como recurso para obtener placer, dinero, poder, etc., también para sentir sensaciones fuertes, nuevas, todo fuera de lo normal y del tedio de la vida.

Este estado de cosas lo detectó con exactitud el papa Pablo VI en su alocución sobre el diablo (15 de Noviembre de 1972), cuando hablaba de la influencia que el demonio "es capaz de ejercer sobre el individuo así como sobre la sociedad". Ayuda también a esta situación la masificación y despersonalización en que se vive en las grandes urbes modernas, con el consiguiente debilitamiento de la capacidad crítica e intelectiva, también la capacidad volitiva para rechazar el mal, las tentaciones de Satanás, cuyo eco resuena en el interior del hombre, siendo atraído hacia las cosas bajas y depravadas, perdiendo la conciencia del pecado, etc.

Entre las causas más graves y notorias que han influido para el desarrollo y crecimiento de las sectas satánicas, los especialistas enumeran los elementos siguientes: el mundo de la droga dura, la magia negra, el rock satánico, la música "new age", la rama ocultista de la masonería con tendencias satanistas, etc.

d.- Organización: Es muy difícil determinar qué tipo de organización tienen las sectas o grupos satánicos, la dificultad estriba en que hay muy pocos libros que escriban sobre esta materia y por lo tanto se conoce, de manera exacta, muy poco. Los grupos demoníacos suelen componerse de un número reducido de miembros, ordinariamente entre 10 y 25. Por lo general uno de los componentes del grupo suele oficiar de "sumo sacerdote", o de "sacerdote". Estos creen que hay en ellos una energía concentrada, muy potente, que les dota de un poder especial, y que necesitan "descargarse" de ella, incluso tienen fijada cierta periodicidad. Todos ellos giran en torno a un líder carismático, que se dice representante de Satanás o Lucifer. Tienen unos estatutos más o menos codificados y se financian con sus cuotas, a veces con el negocio del tráfico de drogas, prostitución, etc.

e.- Signos Satánicos: Sus signos preferidos son una estrella de 5 puntas, con una L (inicial de Lucifer), y una Y invertidas, la S (inicial de Satanás), el símbolo del relámpago cayendo hacia abajo, el crucifijo hacia abajo. Estos signos suelen dibujarlos en las paredes, sobre todo de las iglesias; también letreros con el nombre de Satanás o Lucifer, o con sus iniciales. Usan pendientes de aro en la oreja al que está soldada una cruz boca abajo, etc. En los discos de música Rock satánica suelen figurar los signos satánicos, como la cabeza del macho cabrío, el triángulo invertido, la pirámide, el trébol boca abajo, símbolo de la trinidad satánica, inscrito en un círculo (el círculo mágico del hechizo), la pluma de ave (símbolo de la firma del pacto satánico) encerrada en un círculo, la estrella de 5 puntas encerrada en un círculo (utilizada en ritos de encantamientos, y en el conjuro).

f.- Actividades: Actos de culto demoníaco como celebrar orgías secretas, profanar templos e iglesias, robos sacrílegos y profanación de sagrarios donde está el Cuerpo de Cristo bajo las especies eucarísticas, hostias que han de ser luego pisoteadas. Celebración de Misas negras. Mutilación de animales (especialmente aves, gallinas, etc.,). En algunos países se les ha acusado del secuestro de niñas y adolescentes y de sacrificio mortal de la víctima, necesario para algunos de sus ritos satánicos o para realizar actos de sadismo.

Mucho se ha hablado, últimamente, de la posible conexión entre ciertos grupos de música rock and roll y el satanismo moderno, que se celebra en grandes "stadiums", o parques públicos y concita el interés de grandes masas de jóvenes; esto no quiere decir que toda música rock and roll sea demoniaca, pero según los expertos, sí es verdad que allá por el año 1968 hizo acto de presentación oficial del "rock satánico" con la aparición del "Devil´s White Album", especialmente con sus dos canciones: "Revolution Number One" y "Revolution Number Nine", en las que introducen en la industria discográfica los mensajes subliminales para transmitir el "evangelio de Satanás". En la década de 1970 el cantor Mike Jagger, figura principal del conjunto "The Rolling Stones", se consagró a Satanás, según sus propias declaraciones, en la secta masónica "The Order of the Golden Daw", y declaró que él mismo era como una encarnación de Lucifer, como puede comprobarse en la letra de tres canciones suyas: "Sympaty for the Devil", "To their satanic majesties", e "Invocations of my Demon". Una mención especial merece, en este apartado de las actividades satánicas, la música heavy 89, música acid-house 90; este tipo de música se vive en todo tipo de grupos juveniles urbanos en los que se encuentran entre otros: drogadictos, jóvenes marginales de las grandes urbes modernas 91, etc. A veces la letra satánica que incluyen en sus canciones es de un contenido subliminal 92, se puede escuchar el contenido claro si se gira el disco al revés 93, sin embargo, en la escucha normal del disco, parece que se trata de una de tantas canciones sin malicia 94. Se puede considerar como un distintivo informal, en cuanto a su vestimenta, el ir vestidos de negro, cualquier tipo de ropa, pero de color negro, pantalones negros, casacas de cuero negras (con dibujos y signos satánicos), botas de cuero negras, anteojos negros, etc., en fin, toda la parafernalia de la subcultura "punk", entre otros.

CLASES DE GRUPOS SATÁNICOS

El mundo del satanismo y de las sectas satánicas no es nada claro, no hay ninguna regla de juego escrita definida 95. Se realiza en actos concretos pero con la máxima libertad para cambiar lo establecido, la norma es que haya las menores normas posibles. Nosotros vamos a dividir, por facilidad de método, en dos grupos: Sectas Satánicas y Sectas Luciferinas. Pero antes vamos a desarrollar una serie de contenidos para entender mejor cada grupo.

a.- La creencia en la existencia del demonio como criterio principal: Desde el punto de vista no de los rasgos caracterizadores de sus miembros en su culto al demonio, sino de la creencia en sus existencia puede haber dos grupos

Los que niegan la existencia del más allá y consiguientemente también la del demonio. Para ellos la creencia en el demonio perteneció al pasado, y por lo tanto, está superada. No obstante, tiene vigencia social psicológica en cuanto símbolo de la oposición a los creyentes en Dios, miembros de las grandes religiones actuales, sobre todo, del cristianismo, y también en cuanto símbolo de las supersticiones sobrenaturales e irracionales y de la liberación de los mandamientos divinos, o de las normas morales que impiden el pleno disfrute de hacer en cada instante lo que me dé la gana.

Los que creen en la existencia del demonio y de su capacidad para retribuir a sus seguidores en esta vida y en la otra, tras la muerte, sobre todo haciendo realidad todos sus deseos de bienestar hedonista, de éxito socio-económico, de placer y de poder. Lo mismo hará tras la muerte, pues esperan en el infierno placeres y voluptuosidades más atrayentes e interesantes que lo que cree los creyentes de Dios habrá en el cielo, o sea, coinciden con los anteriores en cuanto su talante vital, anclado en los sentidos, en lo sexual y en la prepotencia, y a diferencia de los anteriores creen en la existencia del demonio y de Dios, pero obran como si Dios no existiese y nada tuviera que ver ni que hacer en sus vidas o en el ámbito de sus intereses.

b.- Criterio fenomenológico: Teniendo en cuenta los rasgos caracterizadores de sus miembros, y de su culto al demonio, podrían distinguirse tres grupos:

1. Los dedicados básicamente a las orgías satánicas, con frecuencia de signo sádico y ambientada en el consumo de drogas. En ellos el luciferismo empuja hacia actos de violencia, o al menos, es como el pretexto de su realización o el clima más adecuado para los mismos.

2. Los marcados por una visión anti-cristiana, hedonista y obsesionada por el placer inmediato e inmoral de todo lo que hay en el mundo, en el hombre y en la vida. Invocan a Satanás por considerarlo como el director de cuantos ansían una vida plena de placer sensual y sexual; además le atribuyen un poder eficaz, todopoderoso, en este ámbito y a la hora de conceder cuanto se le pide en este terreno.

3. Los de orientación dualista o, si se prefiere, gnóstico - maniquea, en cuanto que conciben a Satanás más como el principio del mal entitativa y cronológicamente hablando, pero opuesto totalmente a Dios, (es decir, conciben a Satanás como el "creador del mal" y de todos los males, es un mal eterno, lo cual es una contradicción). Por ello recibe un culto como si se tratara de una divinidad, aunque de signo negativo, (en realidad Satanás no es ninguna divinidad. Es una criatura de Dios, espiritual, que se rebeló ante Dios, y Dios lo castigo con el infierno, es criatura, no dios).


83 La película de Polanski: "Rosemary", el autor del guión de este película es A. La Vey. Fundador de la Iglesia de Satanás.

84 Satanás, o Satán (palabra hebrea que significa: el Adversario). Nombre dado al jefe de los ángeles rebeldes en el libro de Job, llamado en otras partes Lucifer, Diablo. Cfr. Diccionario del Cristianismo, De la Brosse, Edit. Herder. Pág. 680.

85 Anton La Vey. Fundador de la iglesia de Satanás, promotor de la adoración a Satanás. Fundó su iglesia en América del Norte, en 1960. Reconocido brujo y practicante de la magia negra. A. La Vey insistía en afirmar que el cristianismo sería derrotado por el satanismo y que las fuerzas de Dios no podrían prevalecer contra Satanás. Cfr. "Diccionario de Sectas y Ocultismo". Pág. 127. César Vidal. Edit. Verbo. Divino, 1992.

86 Según la Sagrada Escritura, Satanás es el "Adversario", el tentador por excelencia, Mt 4, 3; 1 Tes 3, 5; 1 Cor 7, 5; 2Cor 2, 11; Efes 4, 25; Apoc 2,9; La 1ª Carta de Pedro presenta al Diablo "que ronda como león rugiente, buscando a quien devorar". Desde la caída original y el crimen de Caín, Gen 4, 7, Satanás no deja de guerrear Apoc 12, 7; 13, 7; o de tentar tendiendo mentiras para apoderarse del alma de los hombres, Efes 2,2; Lc 22, 3; Jn 13, 27, y someter a los hombres a su voluntad 1 Tim 3, 7; 2 Tim 2,26. Satanás seduce al universo entero Apoc 12, 9, y por su dominio sobre los pecadores se le puede llamar Príncipe de este mundo, Jn 12, 31; 14, 30; 16, 11. S. Pablo lo llama "dios de este mundo" en 2 Cor 4,4. / Cfr. Teología Moral en el N.T. C. Spicq, O.P. Tomo II. Págs. 690 y s.s.Edit. EUNSA, Navarra. 1973.

87 "Informe sobre la fe", J. Ratzinger y V. Mesori, Bac, Minor, Madrid 1985, Pág. 153

88 Entre estos grupos satánicos, algunos han sido condenados judicialmente, por ejemplo, el grupo californiano "The Family" de Charles Manson, autor del asesinato, ritual satánico, de la actriz Sharon Tate. También en otros procesos judiciales fueron condenados en California los pertenecientes a más de un grupo después de haberse probado que habían participado en la comida ritual del cuerpo de la víctima humana tras haber sido ofrecido a Satanás.

89 Heavy = "duro, fuerte", dicho así por su perfeccionamiento del ritmo musical, su intensidad mayor en el volumen, que provoca una especie de frenesí y paroxismo en los instrumentos de percusión.

90 "Acid" = "droga dura", pues la letra de la canción exalta las cualidades eufóricas de la droga invitando a tomarla.

91 Algunos conjuntos sajones de música rock, por ejemplo los Kiss, AC/DC, Nazareth, Black Sabbath, han conseguido sus éxitos gracias a textos claramente satánicos, organizando "shows" de índole ocultista, o conciertos músico-orgiásticos, donde corre la droga dura, el alcohol, y por lo que allí se realiza parecen más preludios de misas negras que conciertos musicales alegres y divertidos. Son los conjuntos musicales de la "cuarta fase del rock duro" el típico de la cultura "punk" = prostituido, podrido. Música Rock que estimula a la violencia, el desorden, a la agresión física, etc.

Piénsese en el grupo: "Iron Maiden" con su disco "El número de la bestia" (el 666). El grupo "Venon", en su disco "Bienvenido infierno" con las canciones "Mil días en Sodoma", "En alianza con Satán", "Vive como un ángel, muere con un demonio". El grupo "Ozzi Osborne" (iniciado en el culto satánico en el castillo de Aleister) y sus canciones: "Ladrando a la Luna", "Hablando al diablo"; el grupo "Twisted Sister", en sus canciones "Arder en el infierno" "la Bestia”, etc. Todos estos grupos de una manera, o velada, cantan a Satán e incitan a adorarlo, a participar de su maldad.

92 Según los expertos, varias son las técnicas para la impresión subliminal, por ejemplo, la frecuencia de onda muy baja (de 14 a 20 ondas por segundo), o la alta frecuencia (entre 17.000 y 20.000 ondas por segundo), la velocidad variable (audible sólo con un aparato electrónico muy especial). De esta manera queda grabada en la mente del que oye esta música un mensaje subliminal sin que el individuo se dé cuenta.

93 Por ejemplo, Pink Floyd en su canción "Empty spaces", se oye: "Acabas de destruir el mensaje del diablo. ¡Comunícate con el Viejo, enhorabuena!", (a continuación dice una dirección de un lugar a la que hay que acudir); en la canción "Fire on higt", de Elo, dice: "¡Vuelve, Satán! ¡Vuelve! ¡Vuelve!"; en la canción de Stise: "Snow blind", dice: "¡Muéstrate, Satán! ¡Manifiéstate en nuestras voces!"; Led Zeppelin en: "Stairway to heaven", dice: "Quiero ir al reino, quiero ir al infierno, al oeste plano de la tierra, canto porque vivo con Satán". Cfr. Balducci, en "Adoratori del Diavolo e rock satanico", Edit. Casale e Monferrato 1991, Págs.: 180-187.

94 Dicen que los jóvenes se fijan solamente en el ritmo y en la música, más que en la letra, que con frecuencia no entienden, pues suele ser letra en inglés y, si la entienden, acentúa su alcance de ruptura con el orden establecido más que con su condición blasfema. No obstante, la repetición continua de "Satán" ejerce un influjo fuerte en el nivel inconsciente, afectivo y emocional.

95 Cfr.: "Las Sectas. Nuevos movimientos religiosos", Manuel Guerra G. Págs.: 386-404. Edit. Eunsa. 1973



...

Agradecemos al P. Ignacio Garro, S.J. por su colaboración.

...